Aprender a leer gracias a los gigantes

Los niños me exigían dibujar completas a todas las letras que formaban una palabra: cabeza, detalles de la cara, pelo, brazos, manos, piernas y pies. El proceso era muy costoso y los gigantes de Gigantilandia me ayudaron a simplificarlo.

Como era muy costoso de tiempo dibujarlas en la pizarra, a la vez que les explicaba por qué hablaban así y podíamos comprender que decían papá o pepa o pipa… inventé a los gigantes, grandes, fuertes, enormes, que vivían en Gigantilandia, país situado al lado de Letrilandia.

Los gigantes en Letrilandia

Durante bastante tiempo, fueron buenos vecinos que se visitaban con frecuencia y se admiraban de lo diferentes que eran sus países: las casitas de las letras y las casonas de los gigantes; los platitos de unos y los platazos de los otros; los arbolitos de Letrilandia y los arbolazos de Gigantilandia.

Un día se acabó la buena amistad entre ellos porque los gigantes creyeron que las letras habían traído una mariposa para fastidiarlos y hacerlos tan pequeños como eran las letras. Los gigantes solo temían a un animal: las mariposas, porque si los rozaban con sus alas, el polvillo mágico que desprendían sus alas les hacían estornudar y a cada estornudo ¡aaachiiisss! se iban haciendo más y más pequeños y, aunque esto no sucedió, en cuanto vieron a la mariposa huyeron corriendo, derribando todo lo que encontraban a su paso y gritando: “Nos pagaréis el haber querido hacernos pequeños. Seremos vuestros enemigos y os castigaremos”. Nadie entendió el porqué de su enfado.

¿En qué dirección se debe leer?

Situé a Gigantilandia a la izquierda de Letrilandia porque de esta forma las letras nunca caminarían hacia allí por temor a los gigantes. De esta forma, ayudaba a los niños con problemas de direccionalidad, izquierda-derecha, y señalaba con la postura de las piernas de las letras la dirección de la lectura: de izquierda a derecha.

Los gigantes, aunque estaban lejos, les enviaban un viento fortísimo que salía por sus grandes bocazas y acababa con las letras volando o agarradas a los árboles.

Los reyes pensaron que si salían solo de noche no las verían y las dejarían en paz. Así lo hicieron y para no tropezar iban cogiditas de las manos (así justificaba los enlaces: los brazos y manos), de modo que cuando empezaba a oscurecer desparecían las cosas menos vistosas: cabeza…piernas…brazos… de forma que solo se veían los cuerpos de las letras porque el Rey había ordenado que llevasen vestidos blancos (la tiza blanca sobre la pizarra negra). Por eso en los libros del libro lectura 1º vemos a los personajes en la página de presentación, dividida en dos partes: en la parte de arriba brilla el sol, se ve el cielo azul y a las letras completas. En la parte de abajo vemos como va oscureciendo y apareciendo las estrellas. A medida que va oscureciendo más Y más, van desapareciendo cabeza, piernas y brazos hasta que solo aparece dibujada la letra: el cuerpo de la letra(como dicen los niños). De esta forma quitamos el apoyo intuitivo, necesario al principio, pero que si lo prolongásemos los niños no se fijarían en la grafía de la letra que es lo que nos interesa. Así cuando solo queda el dibujo de la letra y preguntamos: ¿Qué ha pasado? ¿Qué es esto que nos ha quedado? Responden sin titubear: Es el cuerpo del rey U (o de la letra que estemos trabajando).

Los personajes de Gigantilandia en Letrilandia

Para afianzarlo más, dibujaba al rey u completo, sentado en una banqueta en medio de un jardín que iba dibujando a la vez, y les decía: Aquí se queda nuestro rey u hasta mañana, muy preocupado pensando:

-¿Me conocerán mañana estos niños?¿Sabrán cómo hablo?

Yo preguntaba :¿Qué os parece? ¿Le contestamos?

Los niños respondían: ¡SÍíííí!

-¿Cómo se llama?, preguntaba yo.

- ¡El rey u!, contestaban a coro.

-¿Y ya sabéis cómo habla?

-¡Uuuuuuuuuuu!, respondían entusiasmados.

Al día siguiente, sentados delante de la pizarra, a la hora del cuento, siempre preguntaba cómo se llamaba y cómo hablaba, a la vez que les hacía recordar la historia del personaje.

CONTINUARÁ LA SEMANA PRÓXIMA

Pin It