El Método Letrilandia gran apoyo contra la dislexia

Cómo debe actuar el maestro frente a la dislexia

Como ya hablamos en el post anterior, muchos niños niños pierdan letras, sílabas e incluso palabras en los dictados. Esto es porque se hacen rápido o en cualquier posición y a los niños no les da tiempo de procesar la información. Sin embargo, la solución está siempre en manos del profesor. Debemos hacer dictados cortos, valorando corregir solo las palabras trabajadas y si tenemos niños con dificultades, como son los disléxicos, no les corrijamos como error lo que si tuvieran más tiempo lo harían bien.

Nuestra forma de corrección de los cuadernos ha de variar: valoremos los aciertos en lugar de los errores. Destaquemos los aciertos con lápiz azul y señalemos los errores con un suave puntito rojo colocado debajo del error. Al final pongamos 10 aciertos y 4 errores, por ejemplo. Os aseguro que cuando decidí hacerlo así en mi clase, nunca había niños fracasados por tener un montón de errores, porque habían tenido muchos más aciertos.

Ejemplo: Dictado: El colegio está cerca de mi casa.

En esta frase habría tenido, quizás, 5 aciertos y 1 error y este no lo sería porque estamos obligados a decirles que colegio se escribe con “g”, a no ser que lo hayamos estado trabajando antes y, en todo caso, lo señalaría con un puntito rojo debajo (que aquí no puedo colocar a la”g”).

He visto cuadernos de niños disléxicos en los cuales un dictado es casi una mancha roja.

¡Cómo debieron sentirse esos niños! ¡Qué poco nos cuesta evitarles tal frustración… y la de los padres!

La dislexia no afecta a su inteligencia. Hay niños, con importante problemática, que son capaces de resolver un problema mentalmente pero no son capaces de plasmar las operaciones en su cuaderno. Hay otros en cambio que van superando etapas y chocan con la ortografía o con el aprendizaje escrito de los idiomas, sobre todo del inglés.

La enseñanza de la lectura debe hacerse con un método fonético y motivador. Les cuesta asociar el fonema con la grafía, por lo tanto todos los ejercicios de fonación unidos a la grafía son excelentes.

El Método Letrilandia recuperador de dislexias

El Método Letrilandia ha cuidado mucho los ejercicios de conciencia fonológica y previene las posibles inversiones o confusiones de sonidos y de letras, sin descuidar dar valor a la palabra como unidad básica de comprensión lectora y resaltar la importancia de una sola letra que a “PAPÁ” lo convierte en “PIPA” o en “PEPA” o en “PUPA”.

Ha sido recomendado como método recuperador de dislexias.

Si queremos que hagan la lectura en voz alta, primero la hará el profesor, explicando sus pausas, por qué las hace; mostrando cómo sería la lectura leída sin pausas: monótona y aburrida; haciéndoles observar los signos de puntuación (¡son tan pequeños!) y luego les pedirá que los vayan repasando con algún color que los resalte y explicará que gracias a esos pequeños “personajes” que llegaron al País de las Letras, pueden ser las lecturas bonitas, emocionantes, graciosas, de miedo… Esto ayudará muchísimo a todos los niños pero especialmente a los niños con algún problema disléxico.

Debemos respetar la decisión del niño que no quiera hacerlo por miedo al ridículo.

Pin It